Claves para el estudio de la Palabra

Palabra clave: Ganancia / Versículos clave: 3:7, 14; 4:4.

Esta es la evaluación del discípulo. Por un lado, Pablo pone todo lo que para él era ganancia, y lo que él consideraba como pérdida por causa de Cristo; y, al otro lado, todo lo que él ganó por la rendición, y lo que aun alcanzará, y entonces él se ve infinitamente más rico. Él olvida todo lo que dejó atrás, y prosigue en dirección al premio. “El vivir es Cristo, y el morir es ganancia”.

La epístola fue escrita desde Roma a la colonia de Filipos (Hech. 16:12), más o menos en el año 63 d.C. Esta carta a la iglesia en Filipos, fundada por Pablo y ligada a Lidia y al carcelero, no corrige ningún error doctrinal o práctico; sin embargo, nos muestra las renuncias y las compensaciones de un discípulo, y cómo el saldo es de un infinito excedente a su favor.

Su nota clave es: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”. Cerca de veinte veces en la epístola, él usa las palabras: gozo, regocijo, paz, contentamiento. La Cruz es olvidada ante la corona que es anticipada aun en su experiencia terrenal.

La idea suprema de la epístola es la ganancia. Su celoso amor por los cristianos filipenses trajo ganancia para Pablo, pues hizo que él noblemente se olvidara de sus cadenas. La supremacía de Cristo en su corazón trajo ganancia, pues lo ayuda a regocijarse siempre que Cristo es predicado, por quienquiera que sea, tornando toda abnegación en abundante alegría, transformando la vida de privación en privilegio, y la muerte en ganancia. Él se regocija en la ciudadanía celestial (3:20), y en tener la mente de Cristo. Pablo muestra cómo también existe ganancia en el constante progreso cristiano; y el blanco, la más alta ganancia, es la resurrección de entre los muertos.

Divisiones:

1:1-26. El amor y la alegría de Pablo.
1:27-2:30. El ciudadano celestial y sus privilegios.
3. Progreso cristiano.
4. Seis exhortaciones prácticas.