.
Una revista para todo cristiano · Nº 28 · Julio - Agosto 2004
PORTADA
.

¿Pudo contener el Arca de Noé realmente a todos los animales salvados del diluvio?

El arca de Noé

Un número creciente de científicos cree que la evidencia geológica indica que nuestro mundo ha sufrido un diluvio catastrófico. Esto ha causado que ellos se pregunten si la historia bíblica del arca de Noé es verídica. Muchas personas están releyendo la descripción bíblica del Arca para determinar la viabilidad de que semejante nave pudiera cumplir su propósito, a la luz de conocimientos recientes de zoología y nuestro conocimiento actual acerca de construcción naval.

¿Qué tan grande era el arca?

«Dios dijo a Noé... Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero» (Génesis 6:13-16).

La mayoría de los estudiosos hebreos cree que el codo era no menor de 45 centímetros. Esto significa que el arca habría tenido 135 metros de largo, 22,5 metros de ancho y 13,5 metros de altura. Se decía que el arca de Noé habría sido la nave más grande construida hasta cuando en el siglo XIX se empezaron a construir las primeras naves gigantescas de metal. Su longitud proporcional a su anchura –de seis a uno– le daba una estabilidad excelente en alta mar. De hecho, los constructores de buques modernos dicen que habría sido casi imposible de voltearse. En todo sentido, estaba admirablemente preparada para sortear las tremendas tormentas del año del diluvio.

Estas dimensiones son especialmente interesantes cuando se comparan con los datos que ofrece la versión mítica babilónica sobre el Arca. Aquí se describe como un cubo perfecto, extendiéndose 54 metros en todas las direcciones y con nueve pisos. Semejante barco rotaría lentamente en el agua, y desde el punto de vista de estabilidad, sería un desastre.

Pero, ¿era el Arca lo suficientemente grande para sostener el número de animales requerido?

La superficie total disponible en el Arca habría sido más de 9.000 metros cuadrados, es decir, equivalente a un espacio mayor que 20 canchas de básquet-bol de tamaño normal. El volumen cúbico total habría sido 45.540 metros cúbicos –igual a la capacidad de 569 vagones de carga de automóviles de un ferrocarril moderno.

Ahora viene la pregunta: ¿Cuántos animales terrestres que respiran aire habrían tenido que ser llevados a bordo en el Arca para sobrevivir al diluvio? Según Ernest Mayr, uno de los taxonomistas más prominentes de Norte América, hay sobre 1.000.000 de especies de animales en el mundo.

Sin embargo, la inmensa mayoría de éstos es capaz de sobrevivir en el agua y no necesitarían ser llevados al Arca. Noé no necesitaba ninguna provisión para las 21.000 especies de peces o los 1.700 cordados marinos, como las ascidias, que se encuentran a lo largo de los mares del mundo, o los 600 equinodermos incluyendo las estrellas de mar y erizos de mar, o los 107.000 moluscos como los mejillones, las almejas y ostras, o los 10.000 celenterados como los corales y anémonas de mar, medusas y los hidroides o las 5.000 especies de esponjas, o los 30.000 protozoos, las microscópicas criaturas de células simples.

Además, algunos de los mamíferos son acuáticos. Por ejemplo, las ballenas, focas y marsopas. No necesitaban ser incluidos los anfibios, ni los reptiles como tortugas de mar y cocodrilos. Es más, un número grande de artrópodos que totalizan 838.000 especies, como langostas, camarones, cangrejos y pulgas de agua y percebes son criaturas marinas. Y las especies de insectos entre los artrópodos normalmente son muy pequeños. También, muchas de las 35.000 especies de gusanos así como muchos de los insectos podrían haber sobrevivido fuera del Arca.

¿Cuántos animales necesitaban ser llevados a bordo?

Los doctores Morris y Whitcomb en su libro clásico, «El Diluvio de Génesis,» señalan que no más de 35.000 animales individuales necesitaban ir en el arca. (En su libro bien documentado, «El Arca de Noé: un Estudio de Viabilidad», John Woodmorappe sugiere que son pocos los animales que debían ser transportados en el arca. Señalando que la palabra «especie» no es equivalente a «tipos creados» en la historia de Génesis, Woodmorappe demuestra creíblemente que sólo unos 2.000 animales pueden haber sido llevados en el Arca. Asignando a este número un margen de error, él continúa su estudio mostrando que el arca podía acomodar fácilmente unos 16.000 animales).

Pero, seamos generosos y añadamos un número razonable para incluir animales extintos. Entonces, agreguemos un poco más para satisfacer incluso al más escéptico. Asumamos 50,000 animales, mucho más de los animales requeridos, estaban a bordo del arca, y éstos no necesitaban ser los ejemplares más grandes o incluso los adultos.

Recordemos que hay sólo unos pocos animales verdaderamente grandes, y éstos podrían ser representados por individuos jóvenes. Asumiendo que el animal promedio es del tamaño de una oveja, y usando un vagón de ferrocarril para comparar, vemos que en un coche de ferrocarril pueden caber en promedio 240 ovejas. Así, tres trenes con 69 vagones cada uno tendrían amplio espacio para llevar los 50.000 animales, llenando sólo 37% del arca. Esto dejaría adicionalmente 361 carros, lo suficiente para hacer que 5 trenes de 72 coches cada uno llevasen todo el alimento y bagaje más la familia de Noé de ocho personas. El Arca tenía espacio suficiente.

El problema más grande habría sido la construcción del Arca. Pero la Biblia indica que Noé hizo esto bajo la guía divina y no hay razón para creer que él no haya contratado obreros adicionales.

¿Cómo fueron reunidos los animales?

Otro gran problema que algunos han propuesto es el de la recolección de especimenes de cada tipo de animal que respira en la tierra, y el traerlos a bordo del Arca. Sin embargo, la historia de Génesis indica que Dios reunió a los animales y los trajo por parejas a bordo del arca. Algunos han sugerido que esto originó los instintos migratorios de ciertos animales o por lo menos una intensificación de ellos. También sabemos que muchos animales tienen habilidad para darse cuenta del peligro y así pueden moverse a un lugar más seguro.

¿Cómo pudo la familia de Noé cuidar de todos esos animales?

Muchos han dicho que los problemas de Noé realmente empezaron una vez a bordo, con sólo 8 personas para alimentar y dar de beber a los animales, y para mantener aire fresco e higienización a ese gran recinto durante 371 días. Sin embargo, varios científicos han sugerido que los animales pueden haber entrado en un tipo de inactividad. Se ha dicho que en casi todos los grupos de animales hay la indicación de una habilidad latente para hibernar o por lo menos entrar en un estado de letargo. Quizás estas habilidades fueron sobrenaturalmente intensificadas durante este período. Con sus funciones corporales reducidas a un mínimo, la responsabilidad de su cuidado se habría reducido grandemente.

Conclusión

Es evidente, cuando todos los hechos se examinan, que no hay evidencia científica de que la historia bíblica del arca de Noé sea un mito o una fábula. Los hechos apoyan el punto de vista que el Arca de Noé era bastante grande para llevar el número de animales requeridos para repoblar la tierra después del diluvio y de que Noé y su familia fueron capaces de cuidar a los animales durante su estadía en el Arca.
El diluvio del día de Noé fue un juicio universal de pecado. Dios destruyó el mundo que existía en ese momento debido a su maldad. Cuando nosotros miramos la naturaleza, con sus testimonios del diluvio, estamos viendo un recordatorio de que Dios juzga el pecado. También es un recordatorio que Dios salvará del juicio a aquéllos que tienen fe en Él. Dios prometió que nunca destruiría de nuevo el mundo con agua, pero que un juicio futuro tendría lugar. Jesucristo vino al mundo para morir por nuestros pecados y para restaurar la relación del hombre para con Dios, para que así nosotros no temamos Su juicio.
Noé imploró a las personas de su día que tuviesen fe en Dios. Ellos no lo escucharon y la puerta del arca fue cerrada. Ahora, Cristo está haciendo un llamado al mundo para que tengan fe una vez más en Dios. ¿Contestará usted su llamado y de esta forma se salvará del juicio futuro? La decisión es suya.

***

Fuente: ChristianAnswers.Net