Jóvenes

Pros y contras de la soltería

Veamos 1ª Corintios 7. Este capítulo lleva por título, en la versión Reina-Valera: "Problemas del matrimonio", pero veremos que contiene un poco más que eso, porque tiene que ver con toda esta problemática de la pareja humana.

Vamos a leer algunos versículos y vamos a sacar algunas conclusiones.

Ojalá se quedaran solteros

"Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo (¿Qué significa que Pablo diga eso? ¡Él era soltero!. Esto nos plantea inmediatamente una idea que tendremos que repetirla varias veces: el estado más perfecto, ideal, para un siervo o sierva de Dios, es el estado de soltero); pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro. Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando." (7:7-9)

Lo primero que Pablo desea, y lo dice dos veces (en el versículo 7 y en el 8), es que bueno fuera al hombre quedarse soltero ("como yo") pero también, en dos oportunidades, en el versículo 7 y en el 9, Pablo deja abierta la puerta. Siendo el estado del soltero el perfecto, deja abierta la puerta para casarse. Dice: "Pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro". O sea, no todos pueden quedarse solteros, como yo.

Y luego, en el versículo 9 dice que si no tienen don de continencia, que se casen, pues mejor es casarse que estarse quemando. Aquí entonces entendemos que para que una persona – un siervo de Dios – permanezca soltero, y sin causar problemas (¡Oh, sí, puede causar muchos problemas!), tiene que tener un don, una capacidad especial concedida por Dios, según la cual una persona puede vivir sin necesidad de tener esposa o esposo. En esas personas, la actividad sexual está inhibida. No es que no sea un hombre o una mujer, son perfectamente hombre y perfectamente mujer, pero la capacidad sexual no está activada, de tal manera que pueden permanecer soltero o soltera sin necesidad de mujer o de varón.

La soltería de la que habla Pablo, y que es deseable, que como ideal es perfecto, se asocia con un don, y luego dice: "Pero no todos tienen este don". ¿Está claro?

Si no tienen el don, cásense

Luego, explicamos lo que dice en el verso 9, segunda parte: "Pues mejor es casarse que estarse quemando." Siendo perfecto el estado de soltería, dice que es mejor casarse que estarse quemando. ¿Cuáles son los solteros "que se queman"? Los que no tienen don de continencia. Es decir, aquellos que necesitan de una persona del sexo opuesto.

"Quemarse" significa tener dentro de su ser biológico, fisiológico, una necesidad de tipo sexual. Esa persona no puede pasarse mucho tiempo sin estar necesitando de una pareja para un acto sexual. Cuando se trata de una persona que está soltera y que no puede reprimir este fuego que le quema, entonces puede caer en la fornicación. Por eso dice, que si alguien se va a estar quemando, si va a estar con ese fuego incontenible adentro, entonces, cásese.

No trates de cambiar de estado

Vamos a avanzar un poco más. En este mismo capítulo, versículos 26 y 27, dice: "Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está (¡Fíjense en esta última parte!: es bueno quedarse como uno está. ¿Cómo uno está? El versículo 7 lo aclara). ¿Estás ligado a mujer? No procures soltarte (Es decir, si estás casado, no procures separarte o divorciarte). ¿Estás libre de mujer? (o sea, si eres soltero) No procures casarte.

¿Se dan cuenta de la sabiduría profunda que estas dos preguntas encierran, y de sus respectivas respuestas?

La persona que trata de romper el vínculo puede provocar el adulterio de su cónyuge y puede caer él mismo en un adulterio; y luego, si alguien estando libre procura casarse, entonces, como dice un poco más abajo, va a tener algunas aflicciones.

La ventaja del soltero

Veamos los versículos 32 al 34: "Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer. Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido."

De estas palabras nosotros podemos extraer lo siguiente: El estado de menor congoja, de menor aflicción es el estado de célibe, es decir, de soltero. Dice: "Yo quisiera que estuvieseis sin congoja". Es decir, ante la perspectiva de que se casen, dice: "Van a tener aflicción." Podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Decía Pablo esto porque él era soltero? Alguien podría, tal vez, atreverse a preguntar: "¿Lo decía por despecho?" No. Esta es la sabiduría de Dios. Si tienen don de continencia; si pueden pasarse bien amando y siguiendo al Señor sin esposo o sin esposa, quédense así. Sólo si no pueden estar sin esposo y sin esposa, cásense; pero al momento de casarse (leamos el versículo 39, donde dice de la mujer viuda, que es libre para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor), al momento de casarse, cásense con quien quiera, pero "con tal que sea en el Señor".

Lo que dice el versículo 39 respecto de las viudas, lo podemos aplicar perfectamente a las mujeres o varones solteros que necesitan casarse. ¿Cuál es ese principio? "Con tal que sea en el Señor".

Veamos también el versículo 40: "Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios". De nuevo, Pablo vuelve sobre lo mismo, es decir, el estado perfecto no es el de casado, sino el de soltero, ¡o viuda!

Sin embargo, (tenemos que aclarar de inmediato) la razón más inmediata sería que es necesario casarse antes que se esté quemando.

Otras razones para casarse

Pero puede haber también otras razones que aconsejen casarse. Puede ocurrir lo que ocurrió en una iglesia hace años atrás. Una hermana soltera fue humillada por un hombre casado (de confianza de ella) que pretendió seducirla. Ella llegó a una reunión un día llorando, y pidiendo socorro del Señor. Ella después dijo a los hermanos: "Si por causa de mi soltería yo voy a verme expuesta a estas aflicciones, yo prefiero casarme. Yo pido, hermanos, que ustedes oren por mí, y le pidan al Señor que me dé un marido." La iglesia oró, y al poco tiempo, el Señor le dio un marido. Y para hacer eso posible, El Señor tuvo que producir unas circunstancias muy especiales, pero eso sería largo de contar.

Pablo desalienta a los interesados en casarse

Puede haber razones válidas para casarse, pero ¿te das cuenta que todos los pasajes que hemos leído de 1ª Corintios 7, claramente desalientan a los solteros que quieren casarse, y que se afanan por ello? En este momento, dada la edad que la mayoría de ustedes tiene, tienen que pensarlo bien. ¿Es este un asunto como para afanarse hoy?

Y para los que tienen más edad, y no quieren estarse quemando, ¿cuál es el consejo? "Con tal que sea en el Señor". Tiene que ser en el Señor. Tiene que ser el marido o la esposa que el Señor les dé como respuesta, no sólo a la oración personal, sino a la oración de la iglesia. Sugeriríamos a esos hermanos que les pidieran ayuda a los ancianos de la iglesia. Que sea un motivo de oración de la iglesia, no de los hermanos solamente. Es un asunto tan importante, que los problemas que podrían derivarse de un matrimonio mal avenido, no sólo le van a afectar a ese matrimonio, sino a toda la iglesia.

¿Estás tú en la situación de estarte quemando y que necesites casarte? ¿O que tiene cualquiera otra dificultad como la que hemos visto, y que hace necesario que se case? Pídale esposo o esposa al Señor. Pídale a los ancianos o hermanos responsables de la iglesia que le ayuden a orar, que el Señor mueva todas las circunstancias para que les traiga el marido (o la esposa) que necesitan.